Hace un tiempo salió una denuncia de la empresa ZeniMax a Oculus, dónde reflejaba en los documentos, el robo de la tecnología de realidad virtual de una empresa a otra. Ahora y después de un tiempo ya se conoce el veredicto del jurado, dónde Oculus deberá pagar 500 millones a ZeniMax.

Muchas veces cuando hablamos de una empresa desarrolladora no la relacionamos con algún/na aplicación y/o juego importante que ha marcado historia. Es el caso de ZeniMax, que seguramente desconocíais que es la madre de sub-empresas creadoras de juegos como DOOM, Quake o Fallout.

Pues bien, dicha empresa tenía en sus manos una tecnología revolucionaria para aquél entonces y como suele suceder en el mundo tecnológico, fue robada/copiada por otra empresa del sector.

ZeniMax gana la batalla a Oculus y Facebook

Cuando salieron los primeros rumores y fotografías de las Oculus Rift, ZeniMax denunció a Oculus declarando que su tecnología había sido robada ya que ellos tenían un acuerdo confidencial con Palmer Luckey, creador de las gafas, y por lo tanto, ese acuerdo fue violado.

lanzamiento oculus europa

Oculus robó secretos de la tecnología de realidad virtual que disponía ZeniMax y ahora debe de pagar 500 millones de dólares tal y como ha emitido el jurado que llevaban ese caso. Facebook que adquirió la compañía en 2004, ahora tiene que hacerse cargo de esa cantidad, aunque seguramente al CEO de la famosa red social, no le duele tanto sabiendo que durante el año pasado, ha incrementado un 177% su beneficio con respecto a 2015.

Palmer y su empresa, ahora con la ayuda de Hugo Barra, quedan en mal lugar ya que, en su primeras declaraciones desmintió la historia que explicaba ZeniMax al jurado. La historia recuerda a muchas otras historías que han sido similares, robando o copiando ideas de una empresa a otra. Esto parece ser el pan de cada día y que al parecer, con las nuevas tecnologías seguirán estando muy presentes entre las compañías del sector tecnológico.