Google hace cambios de estrategia en sus planes del proyecto Glass que pasará a ser un proyecto independiente y la versión Explorer se dejará de vender.

La noticia ha saltado por parte del perfil de Google+ sobre las gafas inteligentes. En dicha publicación, comentan de forma breve toda la historia del comienzo del proyecto hasta llegar a la noticia del día: Google está terminando las ventas de su gafas de Google Glass, dejarán el famoso laboratorio Google[X] para ser un proyecto independiente.

Un proyecto que será dirigido por Ivy Ross y un Tony Fadell. Un movimiento estratégico, en donde una experta en marketing que ha trabajado en grandes empresas como Calvin Klein o Disney y junto a un ex ejecutivo de Apple que dirige Nest Labs, la compañía de dispositivos inteligentes para el hogar , empresa que adquirió Google por 3,2 mil millones de dólares en febrero de 2014. Además a estos dos le acompañará Fadell que también se encargará de supervisar Glass y proporcionar ayudar a la estratégica a la señora Ross.

Muchos medios han leído la noticia para la negativa, comentando que este movimiento es la sentencia definitiva de Google a Google Glass y eso no es así, las gafas de Google están más vivas que nunca y como ya avanzábamos en su momento, 2015 será su año. El 19 de Enero Google dejará de vender la edición Google Glass Explorer pero seguirá vendiendo las gafas a empresas que quieran desarrollar aplicaciones ya qué se espera una versión nueva para este año, una versión que podría tener un procesador Intel en el corazón del dispositivo.

Así pues, el viaje inicial que tenía el proyecto toma un nuevo rumbo este año después de estar más de dos años de “prueba” y lo hará de manera independiente. Volvemos a repetir que aunque las ventas acaben en apenas unos días, Google Glass no están muertas, sino han evolucionado. No hace mucho en uno de nuestros artículos comentábamos que Android Wear tenía que ver mucho con la evolución de las gafas y así se está convirtiendo, ya que Android Wear se convertirá en el intermediario para  cambiar la costumbre de llevar un smartphone y empecemos a estar conectados con los diferentes wearables que saldrán a partir de ahora, como los relojes inteligentes. Android Wear será más importante de lo que nos pensamos para Glass y lo veremos dentro de poco cómo el sistema operativo para el dispositivo.

Así que desde nuestra posición estamos expectantes por ver el nuevo rumbo que toma el gadget, hacía una nueva versión del dispositivo, versión que seguramente esté pensada para usos empresariales u otros usos, pero no será la versión consumidor como muchos esperan, aunque dicha versión está cada vez más cerca de hacerse realidad.