Una nueva patente de Google Glass ha salido a la luz y refleja un nuevo diseño mucho más ligero y con alguna sorpresa más.

Aunque las últimas semanas las noticias sobre Google Glass no eran muy buenas y todo apuntaba a la dejadez y/o abandono del proyecto por parte de los propios creadores, en los últimos dias las noticias que nos llegan desde el otro lado del charco son todo lo contrario. Los de Mountain View siguen trabajando en el futuro wearable de Google, fruto de ello es la filtración que se realizó hace unos días en el diario Wall Street Journal, con el acuerdo de Intel y Google para proporcionar hardware al futuro gadget y hoy es la oficina oficial de patentes de los Estados Unidos, quién nos releva la última patente publicada sobre las gafas inteligentes.

En la patente podemos observar como el dispositivo se re-diseña, mostrandonos un diseño similar al actual prototipo pero con un par de diferencias al respecto. En dicho documento observamos como el gadget parece ser mucho más ligero siendo esta una de las primeras diferencias de la que hablábamos anteriomente, ya que parte del hardware del wearable se elimina, como es el caso de la parte del panel táctil que parece tener un diseño más fino. Por otra parte, en la parte trasera observamos en los diferentes documentos que forman la patente, como el diseño mostrado en ella carece de la batería, la cuál no hay rastro de ella en este nuevo diseño.

Resulta curioso ver una patente de las muchas que hemos visto publicadas, como en esta no hay incorporación de batería, una de las partes más criticadas de las gafas por los miles de Exploradores que hay repartidos por el mundo debido al bajo rendimiento de ella. Aunque esto sea una patente oficial no significa que finalmente el producto final sea como lo refleja, ya que muchas veces se patentan diseños que no llegan a nada o con otros sentidos. Sea como sea, la buena noticia es que Google no ha abandonado el proyecto y siguen buscando un dispositivo adecuado para el gran usuario.