El futuro dispositivo de Google, las gafas inteligentes, todavía no tienen fecha de salida y estas se retrasarían poniendo su futura salida a la venta para el próximo año.

¿ Qué está pasando con Google Glass ? Esta es quizás una de las grandes preguntas de las muchas que nos podemos plantear si pensamos con lo que esta sucediendo con en el futuro dispositivo de Google. Desde su presentación al público causó mucho interés entre los más geeks y aquellas personas no tan apasionadas a la tecnología. Poco a poco, y con el paso de los años, ese interés ha ido disminuyendo hasta llegar hoy en día a un punto en que se debate sobre si el producto finalmente tendrá su salida al público. De esa salida poco más se sabe, los primeros rumores apuntaban a que, las gafas inteligentes tenían que salir al mercado durante el 2014, pero por los pocos  movimientos que hay y por las fechas que estamos eso no será así.

Uno de los co-fundadores de la empresa y el máximo responsable del laboratorio secreto de Google el llamado Google X, Sergey Brin, se presentó a gala de los premios Annual Breakthrough Prize Award  sin su unidad de Glass puestas. Esta acción ha causado mucho revuelo entre los miles de desarrolladores que utilizan el dispositivo ya que uno de los principales pilares del proyecto Glass ha dejado apartado el dispositivo cuando siempre que Sergey salía en público o realizaba algún tipo de conferencia tenía puestas las gafas inteligentes.

¿ Ha bajado el interés de Glass ? Podríamos decir que si. Bien es cierto que desde las oficinas de Google están trabajando para encontrar la mejor manera para que el dispositivo sea funcional y útil para cualquier persona y que los miles de desarrolladores siguen trabajando duro para encontrar nuevas ideas de aplicaciones para ella. Pero también es cierto que muchos de los desarrolladores que apostaron al principio algunos han tirado la toalla debido a la falta de clientes o las limitaciones del propio dispositivo, como es el caso de Twitter que decidió quitar su aplicación del Glassware. Según la agencia de noticias Reuters, contactaron con 16 empresas que estuvieron desarrollando aplicaciones para el gadget y 9 de ellos comunicaron a la agencia que habían abandonado sus proyectos, y otras tres empresas han cambiado el rumbo de sus proyectos para llevarlos a otro tipo de negocio más específicos y no pensado para un gran público.

Sin embargo, desde Google rápidamente han querido despejar esas dudas, concretamente el Jefe de Operaciones de Negocio de Glass, Chris O’Neill. diciendo que ” siguen estando comprometidos como siempre desde que se presentaron y que están trabajando en ellas, que este proceso lleva un tiempo y que su salida a la venta hasta que el dispositivo no esté absolutamente listo “.

Lógicamente el equipo de Google, después de recoger miles de criticas, opiniones del dispositivo y las nuevas posibilidades de uso que abrieron este tipo de wearable, buscan encontrar el punto perfecto para crear un dispositivo apto y funcional para cualquier persona. Así que de momento toca esperar, otro año más, para que este dispositivo salga a la venta.