Las gafas de Google, Google Glass y los demás wearables estarán prohibidos en las salas de cine de los Estados Unidos, según la nueva política de la Asociación Cinematográfica de Estados Unidos 

Uno de los temas que más se ha hablado desde la aparición de las gafas inteligentes ha sido la prohibición del uso del dispositivo dependiendo del lugar y/o recinto público o privado. Uno de esos lugares han sido las más de 30.000 salas de cine que hay repartidas en los Estados Unidos, así que este tema ha tenido mucho debate entre expertos en la materia y defensores del producto. hasta ahora algunos cines le decían NO al uso de las gafas y otros sin embargo dejaban entrar el gadget, pero todo esto a partir de ahora va a cambiar, debido a una nueva política de la Asociación Cinematográfica de los Estados Unidos ( MPAA ), la cuál prohíbe el uso de estos dispositivos y demás wearables en las miles de salas que hay repartidas por los diferentes estados americanos.

Las gafas inteligentes, así como cualquier otro tipo de dispositivo wearable tendrá que estar apagado antes del comienzo de una película y aquella persona que se niegue a cumplirla podrá ser reportada a las autoridades policiales:

“Todos los teléfonos deben ser silenciados y otros dispositivos de grabación, incluyendo los dispositivos portátiles “inteligentes”, deben estar apagados y guardados durante el show de la hora. Los administradores del recinto puede pedir a los individuos que no cumplan, se nieguen o hagan una actividad de grabación ilegal a abandonar el recinto o incluso alertar a las autoridades para que estos tomen medidas “.

Hace un tiempo, un explorer tubo un encuentro con la FBI en los Estados Unidos, así que no es cosa de broma y más si sabemos que en los Estados Unidos, cualquiera que sea sorprendido grabando una película en una sala de cine se enfrenta a un período máximo de 3 años en la cárcel. Así pues, los wearables, en donde también se incluyen las Glass de Google obtienen una tolerancia cero firme por parte de la MPAA. Veremos que pasa en los demás países, aunque es de suponer que aquellos lugares en dónde el uso de un smartphone está prohibido, ese lugar también prohíba el uso de uno de los wearables más esperados de los últimos tiempos.