Peculiar noticia la que nos hemos encontrado al otro lado del charco. Resulta que agentes del FBI de Ohio sacan del cine a un explorer acusándole de delito por grabación ilegal de una película con sus Google Glass.

Triste noticia la que os traemos hoy, la característica manía persecutoria hacia Google Glass ha vuelto a convertirse en escándalo. Todo sucedió el día 18 de este mes, cuando un explorer, cuyo nombre se encuentra en el anonimato, tuvo la mala fortuna de ser expulsado de un cine de la cadena AMC por posible delito de grabación ilícita de una película, no sin antes ser arrebatado de forma brusca de ellas de la cara, fuera le esperaban más agentes, de 5 a 10 oficiales los cuales le exigieron que descargara todo el contenido de sus gafas en un ordenador. Os dejamos con la declaración que hizo The Gadgeteer al explorer.

La primera pregunta sin duda fue si resultaron dañadas las gafas.

“Mis lentes no sufrieron daños. Después les expliqué cuánto cuestan (1500 $ la versión para desarrolladores), entonces lo manejaron de una manera más suave. El único momento que lo trataron bruscamente fue cuando se lo quitaron de la cara en el cine.”

¿Cómo reaccionó la gente?

“Todas las miradas de la sala se dirigieron hacia mí. Al estar oscuro en el cine, no vi cómo las otras personas reaccionaban. Y ocurrió bastante rápido. Seguí mis gafas  ya que no dejaría que alguien me las cogiera por las buenas sin pedir explicaciones (se las quitaron después de identificarse como agente del FBI).”

¿Cómo pudo identificar a los agentes?

“No he tenido la información de los oficiales. Yo estaba demasiado nervioso para recordar los nombres, y yo no pedí las identificaciones. Después me las mostraron, pero ¿qué sé yo?

El tipo que dijo que representaba a la Asociación de Películas y me dio su tarjeta, que fotografié con mi teléfono y se la devolví, como lo hago con todas las tarjetas de negocios que me dan, soy muy bueno perdiendo los papeles. Le escribí un correo electrónico hoy para pedirle los nombres de los agentes federales pero no he encontrado respuesta aún.

Entonces probé otra cosa. Hasta abril del año pasado trabajé en (omitido) en los que he estado en contacto con un agente de la oficina de la división de delitos en Internet (nombre omitido), y le pedí que me ayudara a encontrar a sus colegas. Me preguntó hasta ahora si estoy seguro de que eran del FBI, o tal vez el DHS, Columbus PD o RIAA, y lo único que pude hacer fue describir sus documentos de identidad.

Espero que me pueda ayudar, y cuando encuentre sus nombres probablemente presente una queja ante sus supervisores. Mi esposa me dijo que mientras yo estaba en la habitación con los dos oficiales, ella se encontraba en otra en la que nadie le prestaba atención y un chico con el pelo largo que aparentemente se encontraba en la sala de cine con nosotros, estaba declarando a dos policías sobre qué ocurrió, para buscar apoyo de “testigos”.

Mi conocido me dijo que estaban teniendo problemas en ese cine y tenían sospechas de que habría intentos de piratear esa película en particular. Columbus no es una ciudad muy grande, y creo que fue alrededor de una hora después de que empezara la película hasta que me arrebataron mis gafas.”

Al preguntarle por qué no llevaba las gafas normales de ese día:

“Después de llegarme mis gafas graduadas para Google Glass me las puse inmediatamente y desde entonces no me las quito, incluso en las películas. Antes cuando las llevaba por separado nunca tuve problemas, ni siquiera pensé en usar mis viejas gafas, así que no las tenía encima.

Siempre llevo un “par de emergencia” en mi coche, pero el coche estaba en el estacionamiento. Pues la respuesta corta es no, no consideraba el uso de gafas normales.”

Sobre si esta experiencia le iba a cambiar la forma en que usa Google Glass o la manipulación por parte de las autoridades que se le avisen sobre el uso de ellas:

“Esta experiencia no cambia la forma en que me las uso. Sólo tendré otro par conmigo cuando vaya al cine.

En el caso de que alguien más me ponga la placa en la cara en el futuro (exceptuando en el coche), mi plan es pedir un abogado y nada más. Si me ocurriera alguna situación parecida en la carretera simplemente sería educado y si el oficial de tráfico decide ponerme una multa por el uso de Glass, planeo luchar por mis derechos en la corte.”

Luego insistió en que no quería volver a hacer una montaña de esto, simplemente querer advertir a sus compañeros exploradores sobre su experiencia y cómo podrían aprender de ella. El evidente miedo compulsivo que se sufre  por las nuevas tecnologías y cómo las percepciones cambian con el tiempo:

Todavía recuerdo los días en que la gente no quería poner sus fotos de ellos mismos en Internet, mientras ahora eso es raro ver lo contrario.

El explorer se llevó dos entradas gratuitas por parte del cine a cambio del susto.En cambio el FBI atestiguo lo siguiente:

“El 18 de enero, agentes especiales de Investigaciones de Seguridad Nacional del ICE y las autoridades locales entrevistaron brevemente a un hombre sospechoso de usar un dispositivo electrónico de registro para la grabación de una película en un cine de AMC en Columbus. El hombre, que voluntariamente respondió a las preguntas, confirmó a las autoridades de que el dispositivo sospechoso de grabación eran también unas gafas graduadas, las cuales la función de grabar habían estado inactivas. No se tomó ninguna otra medida”.

Está claro que Google debe dar el paso y promocionar sus gafas de forma oficial e inminente, puesto que se está conociendo demasiados casos con roces con la ley por simple ignorancia. Hay que comprender que los agentes hacen su trabajo y que en este caso pagan justo por pecadores. Aunque esperemos que en un futuro los móviles  molesten menos(no solo el sonido sino las pedazos de pantalla que iluminan todo la sala) y sea más común usar las gafas inteligentes, aunque apagadas.

1336061935_057115_1336071805_noticia_normal

Fuente: The Gadgeteer