Ya se han descrito multitud de utilidades de las Google Glass, desde las lúdicas, hasta las informativas y médicas. En esta ocasión os traemos un ejemplo de como la tecnología, usada adecuadamente, mejora la vida de las personas de una manera muy sustancial, lo cual es esencialmente su función.

Google Glass y el Autismo

Delsa Darline es la madre de Rory, un niño que fue diagnosticado de autismo cuando tenía tan solo 14 meses. Delsa no entendía los lloros de Rory, así que decidió grabarlo en vídeo para descubrir las sutiles diferencias entre sus lloros y así intentar comprender a su hijo.

Como se señala, hay diferentes niveles de autismo y se hace muy difícil distinguir entre una crisis o una simple rabieta. Por este motivo, Delsa ha visto en las Glass una ayuda excelente para poder grabar a su hijo en todas las situaciones sin el engorro de tener que sacar el smartphone del bolsillo o llevar una videocámara en todo momento. Cuando detecta un comportamiento que o bien no entiende o quiere que sus médicos conozcan, inicia la grabación con sus Glass automáticamente. También se graban momentos divertidos y “positivos” del niño, para guardarlos y compartirlos.

El avance que esta grabación instantánea, gracias a Google Glass, plantea, es un logro muy importante y pone de relevancia como la tecnología es una de las piedras angulares de nuestra evolución como individuos y como sociedad.

Para todas las personas interesadas en esta nueva vía para cuidar y comprender a sus familiares con autismo, dejamos aquí el Google plus de Delsa Darline. Estamos seguros de que todo apoyo e interés en su proyecto será bienvenido para esta madre Ocala, Florida.